Home Iceland

2 1666

Realmente el hecho de dejar todo lo que tenía y venirme a Islandia ya ha sido un cambio bastante importante, y que como anteriormente os contaba: necesitaba. Pero dentro de esa necesidad, había cosas en mi que quería cambiar, y que son bastante significativas. Puedo decir que me siento bastante orgullosa de mi evolución personal, porque al final es como pulirte a ti misma de la forma en que tu quieres y consideras necesaria para crecer y mejorar como persona, para acercarte a quien quieres realmente ser.

Aquí os dejo los 7 cambios más significantes que he hecho desde que estoy aquí:

 

  • Dejar de fumar

En serio, llevo más de ocho meses sin fumar y jamás pensé que sería tan fácil, siempre lo veía como algo horrible, pasar por ansiedad, atracones, carácter irritable, poca paciencia y bla, bla, bla. Imagino que el cambiar de lugar, ambiente, costumbres y la adrenalina que me producía todo lo nuevo que me estaba sucediendo ayudaron a vencer cualquier atisbo de mono. Fueron pasando los días y ahora mismo puedo tener fumadores a mi lado sin que me provoque la mínima tentación. Y si claro que en algún momento la mente me ha jugado una mala pasada recordando o asociando momentos e incluso aromas, pero rápidamente trato de modificar el chip y poner en orden de nuevo la mente. No os hacéis una idea de lo orgullosa que estoy de mi misma, eran muchos años enganchada a algo que tarde o temprano pasa factura. Y a l@s fumadores que me leéis y os lo planteáis os animo a que aprovechéis para hacerlo en un momento de transformaciones importantes, cuanto menos tiempo tengáis para pensar en ello, mejor.

fd8bf675b2c0bfad81ccc7ab85fcfac8

  • Aprender a cocinar

Os puede sonar a coña, pero es totalmente cierto. Por supuesto que sabia hacerme un huevo frito, entrecot con salsa roquefort y cosas esenciales, pero os prometo que yo no era consciente de mi potencial culinario. Acabo de hacer unas lentejas, que todavía no doy crédito a lo buenas que están siendo mi primera vez. Pero es que el otro día hice un salmorejo que alucinaríais, y unas tortillas de patatas con versión de boniato que no chupé hasta el plato por vergüenza, unos pescados al papillote, unas magdalenas de blueberries y chía, unas tartas de queso…. hasta estoy planteándome  hacer un apartado de recetas y comidas típicas españolas.

img_1982

  • Hacer deporte

Podría hacer un listado de los gimnasios más resultones y funcionales de Madrid y Valencia, hasta de las ofertas que van haciendo cada x tiempo y que todavía me llegan a mi email. También podría hablar de mi falta de motivación por los deportes en general o porque me aburren los gimnasios, pero el caso es que lo he conseguido, he pasado el periodo de prueba en un gym y voy asiduamente, y aunque poco a poco he de decir que he mejorado bastante eh. Además de las pedazo excursiones y caminatas que me he pegado aquí de kilómetros y kilómetros para ver las cascadas más impresionantes.

 

  • Escribir

He vuelto a escribir sin que me cueste la vida o tenga que dar mil vueltas para ver si resulta interesante o si será un artículo lo suficientemente leído o compartido en redes sociales. He vuelto a escribir por gusto. Libremente, sin obligación, sin a cambio de nada, solo porque me apetece y puede que también por necesidad de expresarme sin autocensura. Con ello he vuelto a retomar el blog que tenía apartado de mi vida, pero que sabía que en algún momento volvería a la carga, y que mejor momento que ahora y desde Islandia.

img_4299

  • Paz mental

De todos los cambios que he hecho, este posiblemente sea el que más necesitaba, el que de mil formas diferentes se manifestaba en mi mente, el que me palpitaba dentro y empujaba a eliminar de mi vida lo que ni me aporta ni viene bien. Posiblemente es lo que más necesitamos todas las personas, paz. Y la verdad es que serenar tu mente no es algo fácil cuando no puedes dejar de pensar y estás en una espiral de darle mil vueltas a todo para que se te ocurra la idea feliz y cambiar de rumbo, de trabajo, de relaciones, de ciudad, de vida, de sueños…. pero el día que comienza la paz en tu mente, ese día te das cuenta que ya no quieres otra cosa, y que es vital para tu vida.

 

  • Amar el frío

Nunca pensé que el frío, el viento y la nieve podría gustarme tanto. Toda la vida he querido visitar Finlandia e Islandia, pero nunca me hubiese imaginado vivir aquí, sobre todo por el frío. Ni si quiera en Madrid lo llevaba bien, y lo de no tener verano, no poder ir medio en pelotas y mis horas en las playas de Valencia y Cádiz ( ojo que las de Canarias también son una pasada de bonitas eh), el ir tapada hasta las orejas o llevar guantes que siempre me han molestado…. Y ahora no me puede parecer más bonito, disfruto de los momentos en casa con café calentito y mirando por la ventana ( hace un año no sabía ni las ventanas que tenía en mi casa, porque a mi era a la que veías a través de ella siempre de un lado a otro pero nunca en casa) y por supuesto me sugestiono pensando que el frío es maravilloso para tensar la piel y que las arrugas no van a salirme nunca o al menos tengo más tiempo de  ventaja jajajaja.

15128855_10210937828904291_5728747296451817886_o

  • No tener miedo

Aunque siga tapándome los ojos cuando sale sangre en una peli, no quiera ver el programa de Iker  (Cuarto Milenio) cuando estoy sola o apriete la mano cuando el avión despega, he de decir que ya no me da miedo prácticamente nada. Esto no ha sido algo repentino, ha sido algo que poco a poco he ido modificando. Hace años los cambios para mi eran una mezcla entre terror y adrenalina, entre nerviosismo y placer, que pocas veces gestionaba correctamente, había pasos que no me atrevía a dar por el “y si”, quizás miedo a equivocarme o no saber que es lo correcto, el miedo al desconocimiento me ponía enferma, el depender de algo ajeno a mi me enajenaba, pero al mismo tiempo cuando la decisión la debía tomar yo uff mi mente se ponía en modo olla express, y era incapaz de poder relajarme e intentar sacar el más mínimo aprendizaje de ello. Lo nuevo me ponía tan tensa que no valoraba mi opción de arriesgar como algo positivo, si no como una escapatoria que me liberaba de algo. Y claro, cualquier cosa en la que pudiese correr el mínimo riesgo de hacerme daño físico quedaba descartado de mi vida, igual que ahora que me he colgado sobre telas, he escalado, subido a no sé cuantos metros de altura, caminado sobre lagos congelados, y estoy mirando cuando me voy a subir sobre un glaciar.

15675617_10211308155402222_8624476749056924346_o

Sin duda el 2016 ha sido uno de mis mejores años y por supuesto el año de los grandes cambios :) , y este 2017 me da que no va a quedarse atrás, y me esperan muchos más.

 

 

 

0 1736

Amo a Decthlon por encima de todas las tiendas y marcas de ropa. Quien me ha visto y quien me ve, hasta hace unos meses para lo único que había pisado Dectahlon era para comprar cosas para editoriales de moda o rodajes que solo podría encontrar allí a buen precio y comprarme la maravillosa tienda de campaña Quechua.

Pero la vida da muchas vueltas y …

4 2816

Nunca seremos estrellas del Rock

Cuando no puedes más. Cuando no sabes cual es tu lugar, ni que estas haciendo o no haciendo, con tu vida.

Cuando todo te ahoga y al mismo tiempo te parece absurdo e insignificante.

Cuando te sientes tan pequeñita que hasta podrías llegar a parecer invisible.

Cuando nada de lo que te rodea te hace realmente feliz.