Home Blog La vuelta al cole

0 506

Siempre fui de esas niñas que tenían ilusión por volver al cole en septiembre, obviamente tenía muchos estímulos, estrenar la cartera ( cada dos o tres años, antiguamente los papás eran más responsables con el consumo y estas cosas, o es que las cuidábamos mejor) o el estuche, que me pasaba semanas mareando a la chica de la papelería que había cerca de mi casa, de toda la vida he sido tan indecisa… O el volver a ver a mis amigas, aunque hubiésemos hablado 23 veces por teléfono en dos meses, o ver al chico que me gustaba (o por el que iba a ser sustituido), quizás con la ilusión de que este año no pasase de mi (si, lo de loser también viene de serie) o adivinar si me tocaría ir al B o al C , porque la familia de los Martínez éramos  ciento y la madre, y el pase de lista de cada día era eterno, vamos que si venías sin los deberes hechos y te llamabas Zamorano te daba tiempo a terminarlos sin problemas. 

salud 8 años

 

olive

 

La verdad es que yo era muy Olive, (vale que mi abuelo no era heroinómano, pero si era diabético y el azúcar no le venía muy bien) ¿No os parece que Little Miss Sunshine es una de las mejores películas de construcción de personajes? Son muy brutales.

little-miss-sunshine-little-miss-sunshine-4115530-960-536

 

saludxuxa

 

Esta foto es de cuando íbamos a hacer el Playback de Xuxa (no sé si la recordaréis, pinchando podéis ver uno de sus espectaculares temazos), no fui elegida para hacer de Xuxa, pero fui una de las bailarinas :). (Por cierto existió un concurso en Tele5 para ser una de las bailarinas y acompañar a Xuxa en su gira)

Por suerte no existen grabaciones, una de las cosas más maravillosas que tiene mi generación es que en nuestra infancia y adolescencia ni los móviles grababan ni existían redes sociales. Gracias.

Pasaron los años y esa ilusión fue quedando en algún camino, los exámenes de septiembre, adiós al bronceado y las pequitas, los campamentos, los amores de verano que terminaban, y no sé a vosotros pero a mi lo de Greasse nunca me pasó. Y cuando te quieres dar cuenta a todo esto le llaman síndrome post vacacional y comerte los marrones de las 31 historias que han ocurrido en el trabajo mientras tú estabas dejándote los ahorros en alguna isla o volviendo a casa como en el anuncio de El Almendro pero con paellas y tinto de verano, vamos un bajón que ni comprando la agenda, el planificador y álbum de scrapobook de Mr Wonderful.

Mas tarde te das cuenta que vives en un síndrome post vacacional constante de unas vacaciones que jamás puedes permitirte, a la vuelta de un trabajo que jamás habrías pensado tener porque te has pasado casi tu vida entera haciendo prueba-ensayo-error, hasta que un buen día decides mandar todo a tomar por culo, simplemente porque no era lo que tu querías exactamente y largarte bien lejos en busca de aventuras, razones y paz mental o la eterna pregunta ¿QUÉ HAGO CON MI VIDA? Igual la solución está dentro de un glaciar…

Después de año y medio, crees haber hallado el por qué de las cosas, o haberte acercado a que es exactamente lo que quieres, y ya sientes que es hora de volver a casa, digamos que has cumplido tu misión, has andado y trepado por cientos de baldosas amarillas,  y estás en ese momento en que como Sam Bell  y Dorothy quieres volver a casa, tampoco estás muy segura de que es exactamente casa, pero quieres volver, como cuando querías volver al cole. Por fin de nuevo has vuelto a tener ilusión por volver a la carga, al no saber qué es lo que te espera a la vuelta de tu primer día, a preguntarte quienes serán tus compañeros, si irás al A, al B o al C, quien estará en tu equipo, si serás la delegada o si habrá algún chico que te guste. Sin saber a los conciertos que irás y los que te perderás, los guiones que tocarás, los casting que harás, los trabajos que saldrán, lo que escribirás y lo que callarás.

Así es para mi octubre, la vuelta al cole, el comienzo del año :)

Cuando me senté a escribir esto, era un 23 de septiembre, había algo que me hizo no publicarlo, no sé si era intuición o qué fue, soy bastante de seguir mi instinto. Sentía que el post estaba incompleto, que le faltaba algo, o que otra vez estaba con un punto perfeccionista o crítica .

He mejorado mucho con eso de juzgarme a mi misma y pensar “¿y a quien le importa esto?” ya que obviamente a quien ni le va ni le viene o ni le apetece, no lo leerá, y a quien le apetezca si lo hará y a quien se encuentre esto de manera causal pues será maravilloso y fin. Cuando tengo la necesidad de comunicar algo lo hago y no me importa si lo leen 30 personas, 700 o 3000, simplemente el acto de escribir, comunicar y compartir, me hace bien. Si a alguien le aporta algo, aun que sea echarse unas risas, me alegro.

Por circunstancias, octubre ha sido un mes heavy, me he sentido como en un limbo de emociones, y teniendo que asimilar muchas contradicciones, ya lo decía más arriba “no saber qué es lo que te espera a la vuelta de tu primer día”. Así que no, octubre no ha sido lo maravilloso que esperaba, a pesar de Mexico, ni mi vuelta ni de lejos como había imaginado.

Así que mi vuelta al cole comienza ahora, en Noviembre.

 

 

 

 

 

 

 

¡Hola! Soy Salud Martínez y actualmente soy Jefa de Redacción de la revista Heels Magazine y estilista freelance en diferentes medios. También realizo trabajos como Fashion Consultant y Asesora de Imagen en Madrid y Valencia. Si necesitas mi ayuda, estaré encantada en colaborar en tu proyecto. ¡Gracias por leerme! Salud Martínez

POSTS SIMILARES

0 1943

0 972

No hay comentarios

Responder